sábado, 28 de agosto de 2010

Moonlight // ALE SANZ Y YO

  • Noviembre de 2009

Sábado a la noche, cumpleaños de 20 de Damián, mi compañero de facultad. Ese mismo que a lo largo de 1 año me confesó en reiteradas ocasiones su amor y todas las veces lo rechacé por estar esperando a Felipe. Hace unos días, en pleno viaje de colectivo, yo estaba sentada a su lado y pasó su brazo alrededor de mi cuello. Yo no sabía dónde meterme ni cómo reaccionar para no hacerlo sentir mal, pero tampoco darle a entender otra cosa. Desvié la mirada hacia la ventanilla y no le hablé más hasta que me bajé. ¡Qué situación incómoda! Él ya sabe lo que siento por Felipe, no sé por qué sigue insistiendo conmigo.···

En fin, estaba en el cumpleaños de este chico y a la noche salimos por el centro. Le mandé un mensaje a Felipe para ver si había salido, y ¡sí! Me dijo en qué bar estaba y que pasara así nos veíamos. Pero como yo no era la anfitriona, el lugar no lo elegía yo. Recorrimos varios bares, pero ninguno nos convencía. Yo insistía: "vayamos a Moonlight", pero no sé si Damián sospechaba o qué... el tema es que entrábamos a cualquier lado, menos a ese bar. Al fin pasamos por la puerta y, ante la presión de todos, no quedó otra alternativa. Se iluminó mi corazón de alegría cuando enfilamos para entrar mientras sacábamos el DNI para mostrarle al de seguridad. Esta situación nunca se había dado con Felipe, nunca habíamos estado juntos en un bar, podía pasar cualquier cosa...
···
De pronto, mi expresión se transformó cuando escuché al patovica del bar decir: "vos no podés entrar". ¡¡¿¿QUÉ??!! No, no me lo decía a mí. Se lo decía a Damián, que estaba absorto. "¿Qué? ¿Por qué?", preguntó. "Porque estás con bermudas y sólo se puede ingresar con pantalones largos".
NAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH...
no lo podíamos creer. ¡¡Nunca nos había pasado algo así!! Las quejas se mezclaron con las súplicas ("dale, por favor, dejalo, es el cumpleaños"), pero no hubo caso, el tipo no dio el brazo a torcer. Nos fuimos insultando y prometiendo que jamás volveríamos a ese lugar con requisitos de admisión tan ridículos. ¡Ni que fuera un salón de gala! Es un maldito bar común de provincia de Buenos Aires.

Mientras caminábamos hacia otro lugar, le mandé un mensaje a Felipe avisándole que no habían dejado pasar a mi amigo y que como era su cumpleaños, yo no podía cortarme sola. Me quería tirar a un pozo cuando recibí su respuesta: "salí a la puerta para saludarte..." y yo ya estaba a tres cuadras del lugar. ¡¡%$·#"!! El resto de la noche transcurrió entre mi malhumor y miradas asesinas a Damián. Que, ya sé, no tiene la culpa de lo que pasó... pero qué bien le salió, él no quería que yo lo viera. Flor de desencuentro, che. ¡¡QUE MALA SUERTE!!

Más allá de Felipe, igual la alegría no me la quita nadie... Porque esta semana, cumplí uno de los SUEÑOS DE MI VIDA... Conocí al artista que amo y admiro, y tuve la oportunidad de verlo en dos ocasiones. El primer día, recibió a sus fans en el hotel (súmmun de amabilidad y dulzura), charló con nosotras y se sacó fotos. El segundo día, gané entradas para la firma de autógrafos. LO AMO. Es perfecto y súper considerado con su público. Me refiero a ALEJANDRO SANZ. Para ver mis fotos con él, click aquí: Ale Sanz y yo


Almendra

8 comentarios:

Utopía dijo...

A veces las cosas no salen como a una le gustaría, pero no te desesperes, seguro que hay muchos más momentos para disfrutar de su compañía.
Tus entradas son adictivas, quiero saber más^^.

Un besito, Almendra ^3^

La pasamos bien&Nos portamos mal dijo...

Muchas gracias loca!

Emi dijo...

me ha sucedido algo similar de no poder ver a esa persona que quiero estando muy cerca de un sitio es terrible.
Particularmente me agradan algunos temas de Alejandro Sanz, pero no es mi artista favorito ni nada por el estilo a penas dos o tres temas me agradan. pero que suerte, me gustaria tenerlo así como tuviste la suerte vos a Ricardo Arjona
beso grande

Nel.la dijo...

Me entristece un poco Damián, él está en una situación peor que la tuya. Felipe sencillamente pasa de ti, sale con otras chicas, sigue su vida... Pero Damián está enamorado de ti, y teniéndote al lado y estando libre, no puede tenerte porque no le das una oportunidad, porque estás enamorada de un ideal, de alguien que realmente ni conoces, de alguien a quien probablemente le gusta sentirse admirado por ti, pero que claramente no demuestra ningún interés serio en ti. Mostrar interés es pasar su brazo por tu cuello, como hizo Damián... Lo de las revistas lo podría haber hecho cualquier amiga, o amigo.
Estás hablando de noviembre, y han pasado muchos meses desde aquello, y más de dos años desde que empezó toda la historia. Sinceramente, si a estas alturas aún no has conseguido nada, yo sólo te diría una cosa: VIVE ya, enamórate de verdad, permítetelo... Porque estás dejando escapar los mejores años de tu vida, las mejores experiencias... ¿Quién sabe si tu amigo Damián habría podido ser mejor novio que Felipe? Claro que nunca podrás saberlo porque tienes las puertas cerradas al amor...
Si Felipe ha de ser para ti, lo será por mucho que huyas de él, pero si no ha de serlo, no lo será. Entonces, ¿qué pierdes dándole una oportunidad al resto del mundo? Luego, si realmente fuera para ti, ya se dará el momento y la situación. Él sigue viviendo su vida, se enamora, sale con chicas... No entiendo porqué tú no puedes hacer lo mismo. No es justo.

Claro que ésta es sólo mi opinión, es que me desespera esta historia, tengo ganas de que ocurra algo ya, o que llegue el momento de pasar página. Demasiado tiempo estancada en un mismo sentimiento, una misma ilusión, una misma vivencia que nunca avanza...

Pero no te lo tomes a mal. De hecho sé que vivirás esta historia como tú quieras o puedas vivirla. Si sientes que has de ser fiel a eso que sientes por él, lo serás... Y quizá, ojalá, algún día realmente esta historia se haga realidad. El problema entonces va a ser comparar la realidad con tantos años de sueños, porque los sueños son perfectos, mientras que la realidad nunca lo es.

Todo esto sólo lo digo con mi mejor intención, lo sabes, ¿verdad?
Ya te dije una vez que amo demasiado al amor como para cortarme las alas esperando eternamente por alguien que parece cerrado a mí... Desde mi punto de vista, al amor hay que darle alas.

Un abrazo!

Agustina dijo...

Jajajaj qué mala leche por Dios...

Otra vez será, no?

Nerea dijo...

BUENÍSIMAS LAS FOTOS! Que lindo almendra es una cosa que no la cambias por nada conocer a tu artista favorito.
Con respecto a lo de Felipe que picardía! Pero bueno todas las cosas pasan por una razón como dicen los que saben,seguramente va a tener otra chance donde no intervengan las bermudas de tu amigo,y no existan caras largas! ;) Un besito enorme! ♥

Mariposa Lunar dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOO, a tres cuadras!?
No puede seeeer, odio los mensajes asi y vos que ya estas lejos...
Paciencia Almendra, paciencia!
un besoo :)

Gabo dijo...

No se como termine en tu blog, pero leí un par de entradas y me gustaron. Es interesante como contas tus historias con este chico Felipe que la verdad dan ganas de leerlas, parace una telenovela. Que suerte que tuviste al tenerlo a Ale Sanz ahí nomas, no soy un fanático pero me gustan muchas canciones de el, me parece un gran compositor. Yo con el tema del blog soy nuevo y viendo el tuyo se me ocurren algunas ideas jaja. Te mando un abrazo grande Almendra, espero que sigas todo bien